Ir a la barra de herramientas

Magnetismo (III): el triángulo del éxito

En los anteriores artículos de esta serie, hablábamos de que una persona magnética no solo nace, sino que a lo largo de la historia grandes personalidades han llegado a las más altas y vertiginosas cimas del magnetismo en base al desarrollo de sus habilidades y cualidades, ya fuesen intelectuales o sociales.

Veíamos también qué era el magnetismo y cuáles eran esas cualidades y actitudes que distinguían a una persona magnética de una que no lo es. Puedes ver estos dos primeros artículos en los siguientes enlaces, que te conducirán de nuevo a éste:

– Magnetismo (I): Cómo llegar a ser magnético

– Magnetismo (II): Cómo convertirse en un ser magnético

En este tercer artículo, que además os traigo acompañado de un vídeo explicativo (cómo mejorar como seductor), vamos a hablar del triángulo del éxito y cómo nos basaremos en él para alcanzar ese magnetismo tan deseado. Como imagino que ya habrás leído los dos artículos anteriores, vayamos al grano, no sin antes entrar en calor citando a la imagen magnética que he utilizado para este artículo, George Clooney.

Una vez me compré un piano porque tenía el sueño de jugar con él y con la chica que se inclina sobre él mientras bebe un martini. Qué gran imagen. Eso nunca funcionó, pero al menos tengo un piano en mi casa (George Clooney)

 

EL TRIÁNGULO DEL ÉXITO

TRIANGULO MAGNETISMO CUMPLIR SUEÑOS

Imaginación

La imaginación son nuestros sueños e ideas. Para mejorar de cara a ser personas con magnetismo necesitamos focalizarnos en objetivos específicos. O sea, en los pasos concretos que nos llevarán a alcanzar ese magnetismo.

Muchas veces nos apabullamos cuando vemos que un deseo nos va a costar mucho, o simplemente intentamos conseguirlo de golpe, como si pudiésemos subir una larga escalera de un solo salto. Al final como es de lógica, el porrazo que nos pegamos es enorme (no probar en las escaleras de casa). No obstante, como todo tiene su parte buena y mala, no podemos perder de vista el objetivo principal, que en este caso es alcanzar ese magnetismo que soñamos tener, e imaginarnos ya siendo como queremos ser. Esto se debe a que tiene una gran influencia sobre la motivación, que veremos más adelante en este artículo.

Técnicas

Cuando hablo de técnicas no me refiero a truquitos o herramientas que nos ayuden a cumplir nuestro objetivo, o a técnicas de ligue para aparentar que somos magnéticos o resolver ciertas situaciones concretas propias de la comunicación. Cuando hablo de técnicas me refiero a todo aquello que aprendemos, practicamos e interiorizamos y nos sirve para cumplir nuestro objetivo.

Si sólo te escuchas a ti mismo, no aprenderás mucho (George Clooney)

Imaginemos que uno de nuestros deseos ( IMAGINACIÓN) de cara a ser magnéticos, es habituarnos a ser personas más empáticas (OBJETIVO CONCRETO). La empatía, nos ayuda a ponernos en la posición de otras personas, de modo que así estamos mucho más cerca de comprenderlas, averiguar porque actúan de una determinada forma, y así actuar nosotros en consecuencia. Nos ayuda a tener una mentalidad abierta, que es un rasgo imprescindible hacia el magnetismo. Es un aspecto básico de cara a ser buenos observadores, y posiblemente la mejor habilidad que se puede desarrollar como comunicador. Para desarrollar esta habilidad tendrás que comprenderla y llevarla a la práctica. Para comprenderla te puede ayudar leer algunos libros de comunicación o artículos, asistir a cursos o talleres, o incluso aprenderla de otras personas de tus círculos sociales que ya la posean.

Como ves, las técnicas son la ¡ACCIÓN! Aquellas cosas que hacemos para cumplir ese objetivo que tenemos. Todo ese conocimiento que absorberemos y practicaremos. No obstante, cuidado, no todas las fuentes de información son correctas o adecuadas para ti, por lo que deberás ser crítico con ellas. El primer paso hacia el magnetismo es el conocimiento de uno mismo. Si todavía no sabes quién eres y cuáles son tus puntos fuertes o débiles, no puedes saber de dónde partes y, por tanto, qué es lo que tienes que mejorar. Darás palos de ciego y te llevará mucho más tiempo.

En la sección Magnetismo de este Magazine, encontrarás artículos enfocados a muchas cualidades que forman parte de las personas magnéticas, y donde te explicamos cómo desarrollarlas.

Motivación

Toda mejora personal tiene como punto de partida un estado de motivación. Hablo de  esa motivación que nos hace comernos el mundo y nos impulsa a mejorar y a luchar por nuestros sueños. Sin ella no podemos conseguir nada.

El problema de la motivación es que si algo realmente no nos entusiasma, o preferimos hacer otras cosas, ésta puede acabar colándose por el váter. Por eso es importante que usemos nuestra IMAGINACIÓN. Imaginarnos conseguiendo esos objetivos que tenemos nos motivará a luchar por ellos en el día a día.

El único fracaso es no intentarlo (George Clooney)

Muchas personas sueñan con mejorar a largo plazo. Eso está bien, pues evitará que nos planteemos objetivos poco realistas y evitamos que se produzca un abandono. Como comentamos en el punto de imaginación, la clave está en poner objetivos realistas y concretos, alrededor de un objetivo mayor que nos haga soñar. El problema de este pensamiento largoplacista, es que si no eres una persona organizada o tiendes a dejarlo todo para el último día, vas a acabar postergando todo aquello que habías pensado hacer en el punto de las TÉCNICAS. Al final pasan meses y meses, o años y años, y te encuentras en el punto de partida. Un proceso de mejora, para alcanzar el magnetismo, necesita que nos tatuemos una frase en nuestra memoria más interna:

¡VIVE EL PRESENTE Y DISFRUTA DEL CAMINO!

Las personas que realmente mejoran, o al menos eso me ha pasado a mí, son personas que asumen el compromiso de mejorar un poquito cada día. Ahora, en el presente. Sólo un poquito, pero ¡YA!. Todos los días. No te metas el atracón en un tarde. Entre media horita y una hora dedicada a esa mejora que nos hemos planteado, al cabo de un año son muchísimas horas. Desde mi experiencia personal, al cabo de un año haciendo esto, tengo una estantería llena de libros que he leído, interiorizado y he puesto en practica cada día. Asume este compromiso y será imposible que no alcances el magnetismo.

Resumiendo

1. Crea un gran objetivo que te ilusione, e imagínate a ti mismo cumpliendo ese objetivo. (Ser magnético o magnética)

2. Conócete a ti mismo/a, y averigua qué es lo que tienes que mejorar para alcanzar ese magnetismo.

3. Concéntrate en mejorar paso a paso, pero al mismo tiempo creando sinergias entre aquello en lo que estás mejorando (muchos conocimientos se complementan y sirven para varios objetivos distintos). Crea objetivos específicos entorno a ese objetivo general del punto uno. Estos serán los escalones que te llevarán hacia tu objetivo. De esta forma cada vez te irás encontrando más cerca. Imagínate poniendo en practica ese objetivo específico y todo lo que puede aportar a tu vida.

4. Asume el compromiso de mejorar un poquito cada día (30/60 minutos).

 

Si te caes, levántate. Si la vida te tumba, levántate. Si te golpean y caes al suelo, levántate. Si te derrumbas, levántate.

Caer, levantarse y avanzar. Te vuelves a caer, te vuelves a levantar, y vuelves a avanzar.

La vida es para los valientes. La vida es para los que arriesgan. Pero sobre todo, la vida es para los que tienen el valor de levantarse cuando esta les derrumba.

#Goodlife #ViveSinLímites

 —

Si te ha gustado este artículo, no dudes en compartirlo pulsado en los botones de las redes sociales y beneficiar así a otras personas a las que pueda serle de utilidad.

David Jungle

Related Posts

2 Comments

  • Ariel Olivares Posted at junio 22, 2014 at 10:25 am Reply

    WOW!! Excelente trilogía de post. Me basare en esto para realizar mis sueños y empezare desde hoy :). Saludos

    • David Jungle Posted at julio 2, 2014 at 12:29 pm Reply

      Muchas Gracias Ariel. Espero que te funcione y consigas lo que te propongas y seas cada vez más magnetico 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Site Menu