Autor Publicaciones

abril 15, 2018 a las 11:36 am

Mientras tú buscabas una noche perfecta,
a mi me bastaba con pasar una noche contigo.
Y es que veces nos preocupamos tanto por el paisaje
que nos acabamos perdiendo las vistas.

Y nacieron las rosas tristes mal regadas
con las lágrimas de lo que nosotros
echábamos de menos.

Esa naturalidad que perdimos
al intentar controlarlo todo.

En este poema hago referencia a lo importante que es dejarse llevar para sentirnos seductores y que la amatoria se desarrolle por si solo. Vivir en el presente y que este a través de nuestros cuerpos nos inspire. A mi modo de verlo, controlarlo todo demasiado o estar demasiado pendiente de las circunstancias externas, nos automatiza y rompe gran parte de la magia.

En mi próximo libro saldrá este poema y muchos más con sus reflexiones 😉

Un abrazooo!!

mayo 10, 2018 a las 4:12 am

Sinceramente David tus poemas son buenos. Pero deberías publicar una antología a parte más adelante para que brillen más por si solos. No me acaba de cuajar esta mezcla de géneros.