Home Foros Diarios o blog personal ¿EL SEXO ORAL? ESTAMOS TRABAJANDO EN ELLO.

Etiquetado: 

0 respuestas, 1 voice Última actualización por  harold tibeiro hace 3 semanas, 4 días
Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #17676

    harold tibeiro
    Participante
    @haroldtb

    Sexo oral. Hay muchas cosas en el sexo que siguen un poco en la segunda división de lo “habitual”. Hablemos por ejemplo del sexo oral, de mamadas, de felaciones, de cunnilingus o como lo llames tú en tu casa.

    El sexo bucal ha estado muchos años en el armario, en la sección “cochinadas”. Junto a, por ejemplo, el sexo homosexual, el anal, muchas parafilias, los vibradores y una larga lista de cosas que, en teoría no se hacían, y en el caso de hacerse, no se contaban.

    Ahora, con el sexo globalizado, se ha normalizado un poco que los hombres pretendan llevar a cabo esta práctica al tener sexo con mujeres y si, nos hemos vuelto unos “boca-chanclas” en general. A veces, incluso decimos que encontramos “chachis” cosas que luego en casa (buaqueasco) no hacemos.

    Yo no he hecho ninguna encuesta fiable, tampoco creo que los estudios sobre hábitos sexuales sean como las matemáticas. Una cosa que si he observado en mis humildes encuestas es que el coito, el “mete-saca”, está oficializada como” práctica universal no guarra”. Nadie que conozca me ha dicho que le eche para atrás echar un polvo. Si que he visto caras de asco entre ellos y ellas cuando hablamos de felaciones y cunnilingus.

    No lo ofertan en su menú.

    Luego están esas parejas superenrolladas y solidarias (ellos y ellas) a quien les mola mucho recibirlo, pero no lo ofertan nunca en su menú. Y no me digáis que nunca os han puesto cara de haberse comido medio limón cuando, después de haber estado un rato dándolo todo por la causa oral, te incorporas y mirando tiernamente a esa, tu nueva pareja, insinuándole (sin decir nada) “bueno, ya es hora, ahora me toca disfrutar a mí”. Él o ella, tras haber estado disfrutando de tu boca como un gato en una tienda de lanas, va y te dice “es que, a mí, hacer eso, no me va mucho”. Les da tantísimo asco hacerlo, que para nombrarlo le llaman “eso”. Vale.

    Momento de reflexión: Bueno, no tiene por qué gustarle. A todos no nos gusta lo mismo. Así, para la próxima vez (si es que la hay, que a ti los remilgaditos/as no te acaban de …) ya lo sabes. Igual mira, la próxima vez, tal vez no te entretengas tanto que esta vez, te has destrozado las cervicales así, a fondo perdido.

    Acaba el momento de reflexión. Preguntas: ¿Entonces, lo del 69 ya ni hablamos, ¿no?

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.