Ir a la barra de herramientas
seducir mujeres

Cómo seducir a una mujer: Observación y consejos

En este artículo vamos a hablar de lo que para mí probablemente sea lo más importante a la hora de ser un buen seductor, y es la capacidad de adaptarse a cualquier tipo de mujer y seducirla sin dejar de ser lo que eres, simplemente acentuando más unas partes de tu personalidad que otras, dependiendo de la persona con la que estás.

 

Nunca me han gustado los estilos de seducción, y eso que en esta industria se han vendido mucho. No pude evitar partirme de risa cuando el propio Fénix Fire bautizó mi estilo como “estilo camaleónico”, por la capacidad de cambiar la piel dependiendo del entorno. Siempre he sido muy inconformista en cuanto a los estilos, ya que seducir a cualquier mujer es imposible si te aferras mucho a una forma de seducir concreta. Por tanto he pasado por todos ellos, desde el arrogante y divertido, más conocido como chulifresco, el desnudo direccional, el subliminal dominante, hasta el directo examinador de mi amigo Egoland, e incluso algunos más que yo mismo he ido desarrollando. Finalmente no me he quedado con ninguno, no obstante sí he aprendido a utilizarlos todos y me he dado cuenta de que cada uno de ellos se adapta mejor a unas circunstancias concretas y a unas chicas determinadas que otros. Por tanto, para seducir a cualquier mujer deberás saber que tu objetivo es ser un camaleón, ya que sólo así serás capaz de ofrecerle a cada una lo que necesite para ser seducida.

 

¿Esto significa que para seducir a cualquier mujer uno deberá ir interpretando cada vez un papel distinto y no podrá ser el mismo? Para nada, como hemos dicho antes estamos hablando de adaptación. Al igual que cuando tratas con tu madre lo haces de una forma concreta, acentuando tu educación por ejemplo, o cuando hablas con tu mejor amigo lo haces de otra, dependiendo de la chica que tengas delante tu podrás acentuar o remarcar más esa parte de ti mismo que más le atraiga a esa chica en concreto. De esta forma podrás seducir a cualquier mujer adaptándote a sus gustos y preferencias, detectando qué es lo que esta chica necesita para ser seducida.

 

Pongamos dos ejemplos extremos para entenderlo mejor. Cada mujer es un mundo y puede actuar de forma diferente, pero para entenderlo vamos a generalizar:

 

En el primer caso tenemos una chica de 18 años bastante guapa, estudiante y un poquito creída, lo que por norma general sería un caso estupendo para usar el famoso chulifresco, ya que tiene poca experiencia y a las chicas tan jóvenes este tipo de chulerías “les pone”. No obstante tras hacernos un poco el chulito detectamos que no funciona bien. Quizá su anterior novio fue un chulito y acabó bastante decepcionada, por lo que ahora está más receptiva a una personalidad más profunda y sentimental, como sería un desnudo direccional. Por tanto tú actúas en base a lo que ella requiere de ti para que le gustes. Probablemente una vez te conozca más le encante en tono chulito, y tú adaptándote a la nueva situación de forma completamente natural y dejándote llevar podrás usar.

 

En el segundo ejemplo contamos con una chica de 30 años, y nosotros tenemos 20. La diferencia de edad automáticamente nos excluye de que ella se crea que vamos a buscar algo serio con ella, por tanto hay que dejarse de tonterías e ir al tema sexual que os lo único que le puede interesar de nosotros. Por tanto obtendremos más posibilidades de seducir a esta mujer si somos más directos y hablamos de sexo sin tapujos.

 

En ambos ejemplos puedes ser el mismo chico, con la misma edad y la misma personalidad, no obstante te basas en la observación para identificar qué es lo que esa chica en concreto requiere de ti para ser seducida, y le aportas esa parte de tu personalidad que cubre esa necesidad.

Con un estilo concreto muy arraigado jamás podrás seducir a cualquier mujer, pierdes adaptabilidad, dinamismo y polivalencia. No obstante teniendo en cuenta esto puede serte de gran ayuda para actuar rápido, siempre que luego puedas adaptarte a lo que la chica requiera.

No olvidemos también que un rasgo muy atractivo en un hombre es su capacidad de adaptarse a cualquier situación. Capacidad de ser gracioso cuando toca ser gracioso, de ser un señor cuanto la situación lo requiere, de ser un niño en algunos momentos de la intimidad para resultar encantador, y un largo etcétera. Esa posibilidad de poder mostrar varias facetas de tu personalidad sin miedos y en los momentos que tu observación te indica que son idóneos, te harán ser terriblemente atractivo para cualquier chica.

 

No obstante y como antítesis, seducir a cualquier mujer no siempre es posible, ya que habrá chicos y chicas muy distintos entre sí, y es casi imposible adaptarse sin dejar de ser uno mismo, y todo lo que sea interpretar algo que no eres para seducir no es algo ni bonito ni recomendable, ya que al final el objetivo es mantener relaciones sanas.

 

Como hemos dicho y diremos siempre, la observación es un tema muy importante para ser un buen seductor, de nada te sirve saber acentuar más una parte de tu personalidad que otra si no identificas en qué momentos hacerlo. En los talleres es un tema que vemos con gran profundidad y ejemplos prácticos. Seguiremos sacando artículos y vídeos al respecto.

¡Un saludo y mucha good life!

 

Related Posts

1 Comment

  • Peter l'anguila Posted at diciembre 2, 2013 at 12:11 am Reply

    Jajajaja macho, ahoro leo este artículo y digo hostia que cabrón es que es lo mismico de antes, piensas igual que yo, yo siempre digo que hay que juntarse con todo tipo de gente, hippies, pijos, punkis, “normales”,rockeros de to illo, hay que ser versátil, tener una personalidad poliédrica pero siempre siendo tu mismo claro está hombre, y con las mujeres pues igual, si es que esto al final es sentido común tronco, es que macho el Mario Luna está tronao y pone cada mierda que flipas que te hacen un lío que flipas, que nada tronco que muy bien este artículo.

    Ale, Aguuur!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Site Menu