Iniciar Sesión con Facebook
search
frame
Desde la administración de Foro Seducción pedimos disculpas por las molestias ocasionadas por el spam e informamos que hemos puesto medios para evitarlo.

Seguiremos realizando cambios para mejorar la experiencia del foro.

¡Sigue atento a las novedades y comparte tu historia!
Más sobre seducción, sexo y desarrollo personal en GOODLIFEPLAY.COM

Un fin de semana en la capital; Día 1

Hace unos años tuve un "cuento" con una chica que conocí por internet, hablábamos casi a diario y llegué a sentir una conexión muy especial, ella decía sentir lo mismo. Ella vivía en la capital, acordamos vernos en una ocasión que asistí a un evento académico en su ciudad pero me dejó plantado.
Me molesté mucho, ella me escribió un correo diciendo cuanto lo sentía y explicándome las razones por las que no pudo asistir, no le creí mucho en ese entonces pero seguimos hablando. Aunque las cosas nunca volvieron a ser igual.

Siempre tuve este deseo de conocerla, mirarla a los ojos y comprobar que era real.

Ahora estoy en una relación estable pero últimamente estábamos teniendo algunos problemas, como que ya no nos entendíamos. En un impulso le escribí a mi chica virtual después de mucho tiempo, le dije que quisiera conocerla algún día, ella me respondió "yo no quisiera, yo quiero".

Organicé todo para poder viajar unas semanas después de ese mensaje, esta vez estaba muy prevenido y no me hice gran ilusión, una banda que me gusta mucho se presentaba próximamente en su ciudad así que compré una entrada y llegado el día me fuí.

Esta vez asistió al encuentro, fuimos a un bar y tomamos unos tragos. Ella me contó que también sentía que las cosas no iban bien con su novio, hablamos del trabajo, de lo que nos apasiona hacer, yo roce su brazo con la parte externa de mis dedos corazón e índice, seguíamos hablando, me acerqué y le dije que olía rico, dijo "gracias" mientras seguía sonriendo, parecía estarla pasando bien, yo trataba de ocultar la emoción, el sólo hecho de haberla visto en persona me tenía alucinando. La rodeé con mi brazo y le hice un par de caricias en el hombro, en ese momento ella estaba bebiendo de su vaso y se paralizó —¿Qué?—le pregunté, —Nada malo— respondió. Seguimos hablando y cuando se distrajo la volví a rodear con mi brazo y lo dejé un rato ahí. Luego dejamos el lugar.

Siento que desperdicié un momento importante, haber estado tanto tiempo fuera del juego me había descalibrado.

Caminamos a un centro comercial cercano a buscar un regalo para su mamá, aunque no se decidió a comprar nada. Me preguntó si quería tener hijos, siempre lo he querido, ella manifestó que no y que se había operado porque debido a una condición clínica no sería seguro, le dije que no había un tema del que no hubiéramos hablado antes, incluso recuerdo haberle propuesto adoptar, a ella obviamente no le pareció buena idea. Me encargué todo el tiempo de que mi interés por ella fuera evidente, ella me dijo que era algo raro porque sentía que nos estábamos empezando a conocer de nuevo. Y la verdad es que ambos habíamos cambiado bastante, pero a mi no me importaba, ella se había convertido en una versión más sexy con los años, ahora practica pole dance y tiene muy buen sentido de la moda.

Ya teníamos hambre así que compramos unas pizzas y nos sentamos a comer mientras seguíamos hablando, nos separaba la bandeja con las bebidas y en cuanto terminamos ella la apartó y nos acercamos, ese fue uno de los IDIs más claros, al menos el alcohol ya no me tenía tan nublado. Ella me mostraba algo en el celular, yo me acerqué a su oído izquierdo y dije: tengo muchas ganas de besarte. Ella hizo un gesto de preocupación acompañado de un "Ay no". No planeaba hacerlo en el momento, quiero creer que le dejé una semilla, una anticipación que la dejó toda la noche pensando en cómo sería ese beso.

Nos despedimos esa noche con un abrazo.
No Comment
Accede o Regístrate para comentar.

About Cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.